La oración simple que agrada a Dios

0
154
La oración simple que agrada a Dios
Foto de Ruben Hutabarat en Unsplash

Muchas personas viven luchando con su vida de oración. Se sienten frustrados, confundidos, y creo que es porque piensan que Dios no acepta una oración simple. De alguna manera, creemos en la idea de que la oración debe ser hermosa, larga y perfecta, pero Dios me ha demostrado que Él quiere una oración simple, diciéndole lo que quiero, con el menor número de palabras posible y siendo muy sincero. Creo que muchas veces intentamos decir tanto en las oraciones que terminamos perdiendo el enfoque y repetimos las mismas peticiones sin usar la fe. Con esto nos preocupamos más por nuestras palabras que por hablar directamente con Dios. 

Todo esto es porque no hemos orado de forma sencilla. Por ejemplo: si has pecado por haber sido deshonesto con alguien, puedes simplemente orar: «¡Padre, perdóname por haber sido deshonesto y estoy recibiendo Su perdón ahora, en el nombre de Jesús, amén!» 

Así que quédate un poco en su presencia y recibe por la fe lo que acabas de pedir. ¡Así de simple! Pero si necesita arreglar algo que hizo (tal vez una palabra que hirió a alguien), siga adelante y pida perdón, sabiendo que ya no está bajo condena. Dios te ha perdonado y tienes que perdonarte a ti mismo. ¿Has visto lo sencillo que es? Ora con un objetivo, creyendo en la gracia de Dios a través de Su Hijo Jesús, y no por sus propios méritos. 

Actuar con fe es sencillo. No hay nada complicado. La fe simplemente cree, confía y descansa en Dios. La fe sabe que Dios es fiel y que nada es imposible para Él, y por eso es tan importante conocer la Biblia, porque es a través de ella que aumentarás tu fe (Romanos 10:17). 

¿Sabías que Dios mismo es simple? Cuando Moisés le pidió que explicara quién era, Dios dijo: “YO SOY” (Éxodo 3:14). Cuando buscamos en la Biblia la respuesta a todos nuestros problemas, siempre la encontramos de forma sencilla. Mira lo que dijo Jesús: “¿No te dije que si crees, verías la gloria de Dios?” (Juan 11:40). 

También nos dijo que recibiera las bendiciones simplemente como un niño (léase Lucas 18:17). Nunca he visto a los niños hacer grandes preparativos o usar palabras bonitas para pedirles algo a sus padres. Son claras, simples, directas y debemos hacer lo mismo con nuestro Padre celestial. La oración simple te ayudará a tener una vida sencilla, así que comienza hoy a orar que Dios se agrade. 

“Señor, que tus oídos estén atentos y tus ojos estén abiertos a la oración que tu siervo está haciendo delante de ti, día y noche” (Nehemías 1:6). 

 


LEER TAMBIEN

Pastor Ageu da Rosa, Responde | Ayuno, un ejercicio espiritual

CREENCIAS

ENTREGAR MI VIDA A JESÚS

SIGUENOS EN TODAS LAS REDES SOCIALES

CANAL DE YOUTUBE PASTOR Ageu da Rosa

FACEBOOK JUNTOS SOMOS IGLESIA

INSTAGRAM SOMOS IGLESIA OK